Galletas Goldfish: ser niño otra vez

Galletas Goldfish: ser niño otra vez, llega a ti gracias a Goldfish Crackers de Pepperidge Farms. Gracias por leer apoyar las marcas que hacen posible Savoir Faire.

Galletas Goldfish - SAVOIR FAIRE by enrilemoineGalletas Goldfish. Hace diez años, cuando en 2007 cambiamos el verde tropical de El Ávila caraqueño por los colores del alto desierto en el Sur de California, determinado como es, Tomás Eugenio, quien cumplió los 4 años no más llegar, “decidió” que el preescolar donde lo había inscrito era aburrido y no era lo de él.

Como yo trabajaba desde la casa, resolví que estaba bien que se quedara conmigo. Total, pensé, es un privilegio tenerlo cerca y además los hijos crecen tan rápido que si puedo disfrutarlo y tenerlo por un tiempo más, ¿por qué no? Fue así como, además de ser su mamá 24/7, me convertí en “Mrs Enri” por seis meses, de lunes a viernes y de 9 a 1.

Para mí fue todo un reto mantenerlo ocupado y hacer que aprender fuera un juego. Las caminatas matinales que hacíamos para explorar la pequeña ciudad donde vivíamos, que era tan nueva para él como para mí, fueron fundamentales para que Tomás aprendiera los colores y los nombres de cuanta cosa veíamos en el camino: casas, jardines, autos, árboles, cactus, caballos, flores, tractores, naranjales… en los dos idiomas.

De regreso a casa, la aventura consistía en escribir: su nombre, algunas palabras, y también en dibujar, colorear y recortar. Lo mejor era la hora de las matemáticas. Con las galletas Goldfish de Pepperidge Farm en forma de pececitos y con sabor a queso cheddar, Tomás aprendió a contar y a sumar, pero además también aprendió a comer.

Poníamos las galletas en capacillos de papel y jugando mi niño aprendió los números mientras iba contando. A veces hacíamos manualidades, comestibles o no, con las figuritas. Los pececitos se convirtieron en un ingrediente divertidísimo a la hora de comer: nadaban en las sopas, se zambullían en la lechuga de las ensaladas o en las hojitas de arúgula bebé como las de las foto, que le decía que eran algas marinas.

Galletas Goldfish - SAVOIR FAIRE by enrilemoineY es que con las galletas Goldfish todo es superdivertido. Ya cuando le tocó ir a la escuela, muchas veces los pececitos se fueron navegando en las loncheras de él y de su hermano, para acompañar los almuerzos y meriendas escolares. De esto han pasado unos cuantos años y aunque ya Tomás Eugenio y su hermano Andrés Ignacio son unos hombres hechos y derechos, de 13 y 15 años respectivamente, de vez en cuando se antojan de sus galletitas.

Tendrías que ver la cara que pusieron cuando me vieron llegar del supermercado con las galletas Goldfish de arcoíris o con la edición dedicada a Finding Dory, y por supuesto se rieron de mí cuando vieron mi paquete de galletas rosadas de princesa… les dije que eran para la niña que hay en mí y los tres nos matamos de risa.

Eso es lo que ocurre con esos sabores que atesoras de la infancia y forman parte de tu vida: comerlos te hace revivir y recrear los mejores recuerdos.

Sharing is caring!

No te olvides de visitar mi tienda de Amazon. Gracias
Subscribe
Notify of
guest

19 Comments
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
19
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x