La estafa digital continúa

La estafa digital continúa:  guillo que hay mucho pillo. Con esta advertencia los venezolanos le decimos a los incautos que tengan cuidado porque los pillos, malandros y ladrones andan sueltos. Los collages de fotos que ilustran este post, son un ejemplo incontestable. Las fotos las bajé de la cuenta Instagram @metodocoma, de una nutricionista venezolana que promueve la alimentación saludable a través de las redes sociales.
La estafa digital
A la izquierda, tres de las veces que la cuenta Instagram de Método Coma plagió la foto de mi pasta al filetto di pomodoro y a la derecha la foto original publicada en este blog el 4 de septiembre de 2010.

Pero @metodocoma está recurriendo a la práctica, nada saludable, de plagiar fotos y recetas, alterarlas poniéndoles un título y un logo, y publicarlas como propias. Tiene un community manager que le maneja las redes sociales y está siendo estafada por esta nueva ralea de “bachaqueros cibernéticos” que roban fotos y se las venden a sus clientes.

Las fotos que conforman los collages que ilustran este post, y que fueron usadas por @metodocoma, son de mi propiedad y están protegidas por la leyes de Propiedad Intelectual y Copywright de los Estados Unidos de América y fueron sustraídas de este blog o de los websites de mis clientes, quienes compran mis fotos y mis recetas.

La estafa digital
En la parte superior, mi foto original del perico de huevos que publiqué en este blog el 30 de enero de 2011, y en la parte inferior tres de las veces que la cuenta Instagram de Método Coma plagió la misma foto.

Tomar fotos de un blog o de una cuenta de Instagram, sin autorización del autor, sin citar la fuente original ni hacer linkback, es plagiar, que es lo mismo que robar la creación de otros y eso es delito. Cuando un community manager, o una empresa de comunicaciones que da servicios de administración de redes sociales a sus clientes, plagia fotos de otros, está cometiendo un triple delito: está robando las fotos de un tercero, está lucrándose del trabajo de éste y también está estafando a su cliente.

La cara visible de @metodocoma estuvo en Miami hace poco promoviendo su negocio. Sea que desconozca la estafa de la que está siendo objeto, o que sea cómplice del plagio descarado de fotos de mi propiedad, en los Estados Unidos los derechos de autor se respetan y su violación tiene consecuencias.

La estafa digital
En la parte superior, la foto de mis arepas de plátano rellenas con queso, publicada en el portal Qué Más – Mamás Latinas el 15 de octubre de 2015, y abajo la misma foto plagiada por la cuenta Instagram de Método Coma.
Quienes somos creadores de contenido digital tenemos la tarea de educar a nuestros lectores y seguidores sobre lo que son las buenas prácticas en el uso del social media. En mi caso, tengo mucho que agradecer precisamente a mis lectores porque son ustedes los vigilantes más celosos. Yo vivo de mi trabajo: de lo que escribo y de lo que cocino, de mis recetas, de mis fotos y mis videos, y cada vez que me entero de que mis derechos de autor están siendo violados, actúo en consecuencia.
Con el decisivo apoyo de Rory Lassanke, bloguera venezolana de Texas, el mes pasado logramos que Google retirara un portal venezolano que estaba robando mis fotos. También logramos que un conocido portal, perteneciente a un importante grupo editorial también venezolano, retirara todas las fotos de mi propiedad y de otras colegas blogueras, que estaban usando sin autorización, créditos o linkback.
Así mismo, logramos que la cuenta de Instagran de las páginas de gastronomía de un prestigioso periódico venezolano retirara todas las fotos de mi propiedad que estab usando sin mi permiso. Y le dimos apoyo a una bloguera dominicana para que hiciera valer sus derechos de autor que estaban siendo vulnerados por un portal de gastronomía, también venezolano.
En el caso de @metodocoma, en septiembre u octubre de 2015 conversé telefónicamente con la encargada de la empresa que le da servicios de manejo de redes sociales para exigirle que no usaran mis fotos o cualquier otro contenido de mi propiedad. Como el abuso era recurrente, les dejé claro que no me interesaba que le dieran crédito a mi trabajo ni que me hicieran linkback.
En la documentación que estamos haciendo de estos casos de plagio y robo de fotos y otros contenidos digitales, la estadística es terrible y vergonzosa: por cada 10 fotos plagiadas, ocho son robadas por medios, periodistas, chef de cocina, blogueros y supuestos creadores de contenido digital con un denominador común: todos son venezolanos.
Esto apenas comienza.
________________________________

Julio, 4 de 2016
La estafa digital continúa. 48 horas después de haber hecho público el plagio de mis fotografías por parte de la cuenta Instagram @metodocoma, imágenes de mi propiedad, protegidas por las leyes de Derecho de Autor y Copywright de los Estados Unidos, continúan publicadas en dicha cuenta, por lo que insisto: o son víctima de estafa por parte de la empresa que les da servicio de administración de redes sociales o son cómplices.
Gracias a todos mis lectores y seguidores que se han dado a la tarea de recopilar las imágenes que comparto a continuación para que juntos podamos decirle no al plagio.
La estafa digital
En la parte superior, la foto original de mis cachapas con queso publicada en el Qué Más – Mamás Latinas el 22 de septiembre de 2013, y abajo la misma foto plagiada por la cuenta Instagram de Método COMA.

 

A la derecha foto original del perico, publicada en este blog el 30 de enero de 2011 y a la izquierda la misma foto plagiada por Método COMA en dos oportunidades.
Mi foto de pasta al filetto de pomodoro, que aún sigue plagiada por la cuenta Instagram de Método COMA.
_______________________
Julio 5, 2016
Crece la estafa digital. 72 horas después de la denuncia que dio origen a este post, la cuenta Instagram @metodocoma, o la empresa que le administra sus redes sociales, continúa plagiando fotos de terceros. Además, pudimos constatar que las fotografía plagiadas también eran usadas para ilustrar la cuenta Twitter @metodocoma. Si bien es cierto que atendieron mi demanda de retirar la mayoría de las fotos de mi propiedad o de Qué Más – Mamás Latina de su time line, hoy recibí nuevas evidencias que prueban lo sistemático del plagio por parte de @metodocoma y/o su community manager. Además de plagiarios son descuidados y no prestan atención al detalle.
En la parte superior mi foto de panqueques de suero de leche, publicada originalmente en este blog el 8 de mayo de 2011, y en la parte inferior la misma foto plagiada por Método COMA.
La estafa digital
En la parte superior la foto de mis arepas enriquecidas, publicada originalmente en este blog el 6 de marzo de 2011, y en la parte inferior la misma foto plagiada por la cuenta Instagram de Método COMA.

Enero 15, 2016

Método COMA vuelve a la carga. A seis meses de haberlos denunciado públicamente, Método COMA reincide y esta imagen lo dice todo:

La estafa digital

Sharing is caring!

No te olvides de visitar mi tienda de Amazon. Gracias
Subscribe
Notify of
guest
8 Comments
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
8
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x